De qué manera preservar los tomates de verano

Los tomates que maduran por el calor del verano y la luz del sol son los mucho más dulces y mejores. Esta publicación de blog tiene que ver con de qué forma preservar los tomates de verano a fin de que duren mucho más. Tuvimos una buenísima cosecha de tomates de nuestra cosecha de vegetales orgánicos este año debido al invernadero y un verano verdaderamente caluroso hasta la actualidad.

No tenemos la posibilidad de emplearlos todos tan veloz al unísono debido al enorme volumen de nuestros modelos. Aun mientras que escribo sobre la estrella de nuestros modelos del año en curso, están medrando y madurando en las plantas. Saben mejor en verano y en el momento en que los cultivas tú mismo tienes un mejor control sobre cuándo es preferible cosecharlos. Es bueno dejarlos madurar un tanto en las plantas antes de cosecharlas. Así saben mejor y asimismo dulces. Debí conseguir distintas maneras de preservar los tomates de verano a fin de que duren mucho más hasta la próxima temporada.

Las 3 mejores maneras de preservar los tomates de verano

1. Congelar

Este era un truco que acostumbraba a realizar mi tía. Escoja buenos tomates que estén maduros pero firmes. Lávelos, séquelos y empáquelos en bolsas Ziploc.
Estos tomates son buenos para sopas, pero no se tienen la posibilidad de emplear para ensaladas. Todavía tengo unos cuantos tomates congelados del año pasado en mi congelador. Los empleé para sopas pequeñas hasta la actualidad.
seguramente esto no sea efectivo si tiene cortes de energía permanentes y no hay bastante espacio en el congelador. Por ende, el segundo procedimiento probablemente sea para ti.

2. Conservas

Conservación de tomates de verano
Tomates envasados

Esta es una manera vieja de preservar cualquier producto fresco a fin de que dure mucho más. Existen muchas virtudes de enlatar sus modelos frescos.

Al enlatar, puede lograr que sus modelos duren todo el año hasta la próxima temporada. Antes del advenimiento de la globalización y la refrigeración, esta era la manera en que la mayor parte de la multitud comía una pluralidad de alimentos, en especial en tiempos mucho más fríos. Por solo una inversión, puede volver a utilizar los frascos y eludir desperdicios y, por consiguiente, ahorrar costos.

Tomates en invernadero

Procedimiento para preservar tomates de verano

Hierva una cazuela grande de agua y vierta los tomates delicadamente en ella. Este desarrollo lleva por nombre Blanqueo y contribuye a mondar la piel de los tomates con sencillez.

Mientras que se cocinan los tomates, esteriliza los frascos de vidrio. Utilicé frascos de vidrio reciclados de salsas y condimentos precedentes. Estos frascos ahora habían pasado por un período de lavaplatos y los calenté en el horno a 100 grados. aire ardiente centígrado.

Esterilice las tapas separadamente en agua ardiente en una cazuela aparte. Seque bien los párpados sin dejar indicio de humedad.

Cocine los tomates hasta el momento en que se ablanden y la piel empieze a desprenderse. Transfiérelos a un molino de alimentos y tritúrelos. El molino de alimentos es útil para eliminar la semilla y mondar los tomates y puede emplearse para otras frutas y verduras.

Hierva y espese el puré de tomate a lo largo de unos 30 minutos antes de transferirlos a frascos esterilizados.

Llena los frascos hasta el borde. Añada precisamente media cucharada chica de sal antes de cerrar los frascos. Limpia cualquier indicio de salsa cerca de los bordes con una toalla de papel de cocina.

Abra sutilmente los frascos para dejar en libertad la presión y vuelva a cerrarlos fuertemente.

Ponga todos y cada uno de los frascos en agua hirviendo a lo largo de unos 10-15 minutos. Va a oír y va a ver de qué manera se abren las tapas, lo que es una señal de que los frascos se han sellado bien.

3. Realizar salsas: otra forma de preservar los tomates de verano

Tomates enlatados como forma de conservar los tomates de verano

Hice salsas para pizza para emplear en el caso de urgencia. Además de esto, los tomates saben mejor a lo largo de los meses de verano. Desde el año pasado preparo ciertas salsas para pizza plus listas para emplear. Solo unos pocos frascos, no mucho más. Desplácese hacia abajo para poder ver la receta imprimible.

Consejos para llevar a cabo la salsa

La proporción de sal que hay que añadir es de cerca del 2%, con lo que es preferible agregarla en el final del desarrollo de cocción.

Ya que los tomates son ácidos, añadir una migaja de polvo de hornear neutralizará la acidez. Esto asimismo dulcifica la salsa de tomate.

Para finiquitar debo decir que todavía me quedan ciertos kilogramos mucho más de tomates que hay que preservar tras mis vacaciones.

Fijarlo para después

 

Elementos

  • 6-7 medidas de cuchara de aceite de oliva virgen plus
  • 4 dientes de ajo
  • 1 litro de puré de tomate
  • 1 cucharada de pasta concentrada de tomate
  • una migaja de asafétida
  • 1/2 cucharada chica de tomillo seco
  • 6 hojas frescas de albaca (asimismo puedes utilizar secas)
  • 1 cucharada chica de orégano
  • 2 cucharaditas de sal rosa del Himalaya (aprox.)
  • 1/2 cucharada chica de pimienta negra
  • migaja de levadura en polvo.

Normas

Vierta precisamente 4 medidas de cuchara de aceite de oliva en una sartén de fondo abultado.

Añade la asafétida y machaca el ajo de manera directa en el aceite y mezcla el puré de tomate.

Revuelva bien y cocine a fuego retardado.

Añada el concentrado de pasta de tomate y revuelva para espesar la salsa. Achicar el fuego y dejar espesar la salsa.

En el momento en que la salsa se haya cocinado sensiblemente, añada las yerbas secas, la pimienta y las yerbas frescas. Revuelva la sal en el final y cocínela en poco tiempo.

Llene la salsa en frascos esterilizados. Limpia cualquier resto de salsas cerca de los bordes del frasco antes de cerrar la tapa herméticamente. Colóquelos en agua hirviendo a lo largo de unos 10 min. Va a oír que se abren las tapas, lo que es una señal de que se han sellado herméticamente.

Retíralos de forma cuidadosa y colócalos sobre una tabla de madera para eludir que los frascos se rompan.

Notas

La proporción de sal que hay que añadir es de cerca del 2%, con lo que es preferible agregarla en el final del desarrollo de cocción. Ya que los tomates son ácidos, añadir una migaja de polvo de hornear neutralizará la acidez. Esto asimismo dulcifica la salsa de tomate.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies